Lo que hay que Saber de la Crianza de Pollos

La Crianza de pollos se ha convertido en una actividad productiva rentable para los pequeños criadores, dado a que es una excelente alternativa para quienes deseen comenzar un pequeño negocio de crianza de pollos, debido al mejoramiento de las líneas genéticas de lo pollos, lo cual permite en la actualidad tener pollos de 2,5Kg en tan solo 42/43 dias.

En la crianza de pollos, muchas veces las empresas quieren acaparar el mercado con una crianza masiva de estas aves, a lo cual mucha gente las critica por el hacinamiento en que crían a los pollos, así como el uso abusivo de fármacos por parte de estas grandes empresas quienes lo usan para evitar se enfermen los pollos y puedan engordar y crecer sin ningún problema. 
Sin embargo, la crianza de pollos de manera convencional a pequeña escala, se hace de manera más responsable y sin necesidad de llegar a maltratar a los pollos durante la crianza, obteniendo buenos resultados si se lleva un manejo adecuado de acuerdo con los ciclos naturales de vida de los pollos de engorde.
Las grandes empresas siempre buscaran sacar el maximo provecho en su inversión, sin importarles si para ello tienen que usar más medicamentos para mantener la salud de sus aves, ya que el problema de estas empresas es que a mayor número de pollos que crían, mayor hacinamiento (menos espacio para moverse), con lo que las aves se sofocan y se vuelven más propensas de contraer o contagiarse rápidamente de cualquier enfermedad, lo que obliga a estas empresas a mantenerlas medicandose la mayor parte del tiempo.

La solución es evitar el hacinamiento y la sobrepoblación en los galpones, de modo que no aparezcan las enfermedades y no haya la necesidad de andar medicando a los pollos.  Como consumidor deberían consumir pollos de pequeños productores o de crianzas caseras, que provengan de criadores responsables y preferir aquellas crianza de pollos que lo hacen responsablemente, es la manera más directa de tener un impacto a favor de los pollos, y de nuestra salud finalmente.
Esto no solo debería ser una buena práctica, sino una obligación, toda vez que nuestros niños y seres queridos comen carne de pollo, más valdría que proviniese de pollos sanos y bien nutridos.